Seguros de decesos

Los seguros de decesos, al igual que los seguros de vida, pertenecen al tipo de seguros denominados para personas, es decir cubren los trances que afectan a la existencia, salud o integridad de las personas. Pero mientras el seguro de vida lo que estipula es una indemnización total o a modo de renta a los beneficiarios del seguro en caso de fallecimiento del tomador del mismo, en un seguro de decesos protege económicamente para que la familia pueda afrontar los gastos económicos inherentes que se derivan del entierro del asegurado.

Tener un seguro de decesos evita que la familia tenga que pagar de más en caso de fallecimiento. Se trata, en ese sentido de una garantía que cubre amplia-mente los costes que genera un entierro. Se trata, generalmente, de una póliza que incluye a varios integrantes de la familia y, en muchos casos, más que una póliza se considera una contratación anticipada de la prestación de un servicio funerario. 

En algunos seguros de vida se incluye una cláusula que cubre el deceso, del mismo modo que lo cubre un seguro de decesos exclusivo. Para estos casos, antes de contratar es mejor informarse primero sobre si la persona tiene o no seguros de vida o de deceso y conocer qué cubre. En función de esta información, solicitar información concreta a las distintas aseguradoras hasta encontrar aquel seguro que mejor cubre las circunstancia. Por ejemplo, imagine que quiere hacer un seguro de decesos a una persona de edad avanzada. Para este caso, la aseguradora hará número y, lo más probable es que deba abonar la prima de modo único, es decir, en su totalidad y de una sola vez. 

La función de la funeraria en estos casos es ser la intermediaria entre la familia y la empresa donde tenga contratado el seguro de decesos para que, dentro de lo estipulado por ambas partes, el entierro sea conforme a los deseos de la familia que podrá elegir entre varias opciones, incluido el tanatorio. Así que para las familias el seguro de decesos cubre económicamente pero realmente no les limita las opciones y; por su lado, la empresa funeraria, le ayudará en el asesoramiento, las gestiones y la prestación del servicio efectivo. 

Los seguros de decesos no son los únicos que cubren los gastos del entierro. Existen lo que se llaman las archicofradías, un tipo especial de asociaciones que tienen una función parecida.


¿Cuáles son los pasos a seguir cuando fallece una persona y no tiene un seguro de decesos contratado?

En uno de los momentos más difíciles de nuestra vida es fundamental estar apoyados por expertos que se ocupen de todos los trámites y nos ofrezcan un servicio de calidad.

Cuando se produce el fallecimiento de un ser querido, la familia ha de ponerse en contacto con una empresa funeraria.

Al buscar una empresa de servicios funerarios adecuada a nuestras necesidades, intervienen diferentes factores que estarán definidos por criterios de proximidad, de confianza, de recomendación o de presupuesto.

Esperamos que la información ofrecida en esta web sirva para hacerse una idea general del proceso y saber cómo dar los primeros pasos.

Inmediatamente después de contactar con la empresa, se desplaza un agente familiar al lugar del fallecimiento o al lugar que la familia indique, ya que, a veces se prefiere el propio domicilio. Es posible que la persona haya fallecido en un hospital pero los familiares quieran que el asesor se acerque a casa porque están más cómodos.

Cuando el agente se desplaza y llega al destino, necesita el certificado médico de defunción, imprescindible para que una funeraria pueda tocar un cuerpo.

Si el médico ya lo ha expedido y se lo ha entregado a la familia, empieza el proceso con la empresa funeraria.

Una vez que se tiene hecho el certificado médico, se pasa al propio acto de contratar los servicios de esa funeraria. Se firma un contrato.

El agente familiar desplazado se sienta con la familia y les informa de todas las opciones a contratar. En algunos casos, los familiares tienen claro lo que quieren hacer y en otros casos hay que ofrecerles todas las posibilidades: si quieren velar el cuerpo o no, si quieren una incineración, un entierro o si necesitan un traslado o repatriación.

Este es el momento de asesorar a las personas (en otro apartado nos ocuparemos de quienes sí tenían contratado un seguro de decesos). La familia será quien decida cómo se hará todo. Existe documentación específica para los diferentes supuestos, pero sólo tendrán que rellenar los impresos oportunos para lo que han elegido.

El siguiente paso que efectuará el agente es llamar a un furgón de recogida que vendrá a por el cuerpo. Después se hace la conducción al tanatorio.

Una vez en el tanatorio, se continúa con las gestiones para el entierro, como por ejemplo pedir hora al cementerio.

Éste es un momento clave en el que la empresa funeraria intentará que todo salga perfecto y que la familia se sienta bien atendida, ya que, en estas instalaciones pasarán el período de velar el cuerpo y recibirán a mucha gente que vendrá a darles el pésame.

Después del velatorio se concluye con el entierro o la incineración.

¿Qué ocurre si no tengo seguro de decesos?

Si la persona que fallece carecía de seguro de decesos será la familia quien tendrá que asumir todos los gastos que deriven del entierro o cremación y puede ocurrir que la familia no pueda abordarlo llegado el caso.  Tener o no seguro de decesos es una cuestión personal y hay personas que prefieren no pagar anualmente una prima en seguros de este tipo. Antes de decidirse entre tener o no seguro de decesos compare y mire precios. Existen compañías que lo ofrecen a un precio anual en torno a los 24 euros. 

¿Cuál es la diferencia entre una compañía aseguradora de decesos y una empresa funeraria?

La aseguradora está garantizando la cobertura de un servicio y el servicio lo tiene que prestar una funeraria. Y la familia es quien decide qué funeraria prestará el servicio.

Legalmente en España hay libre elección, aunque lo habitual es que las aseguradoras tengan sus propios proveedores porque les dan garantía de calidad, de tarifas, etc. Pero la familia tiene derecho a elegir.

¿Podría una funeraria ayudarnos aunque tengamos seguro?

Por supuesto. Pasa continuamente, porque la familia tiene muchas dudas.

A veces los médicos nos avisan del fallecimiento próximo de un familiar y podemos llamar a una empresa funeraria para informarnos. Lo que suele ocurrir es que aunque tengamos póliza de seguros con una empresa determinada, llegado el momento del fallecimiento no sabemos qué tenemos que hacer.

Es importante saber que hay seguros que tienen asistencia física y seguros que no, es decir, que algunos seguros tienen a un agente que se desplaza donde está la familia o le informan telefónicamente y hay otros seguros que se limitan al abono de la prestación y nada más. Y sería la funeraria la que se encargaría de todo. Todas estas dudas surgen tanto si tenemos contratado un seguro como si no.

La empresa funeraria nos explicará que hay que ponerse en contacto con la compañía de seguros que nos asignará una funeraria o a la inversa, elegir la funeraria y será la funeraria quien se encargue de hacer el trámite con la aseguradora.

La primera pregunta que realiza una funeraria cuando alguien se pone en contacto con ella es: “¿tiene usted seguro de decesos?”. Si lo tenemos, la funeraria puede contactar con la compañía aseguradora, solicitar su autorización y hacer todos los trámites.

Las familias, aunque tengan seguro, suelen llamar a un tanatorio y piden información que siempre se les facilita. No hace falta que contrate los servicios concretos de esa empresa. Se trata de asesorar y contar todo lo que la gente quiere saber. Se puede elegir tanatorio. Y todas las aseguradoras trabajan con todos los tanatorios. Elige el asegurado.

Aseguradoras en España

En España el 60% de la población posee un seguro de decesos, aunque las cifras pueden variar enormemente según la zona geográfica. Existen grandes empresas aseguradoras como Ocaso, Santa Lucía o Mapfre, y otras importantes especializadas en el sector.

También existen las llamadas archicofradías que no son aseguradoras, sino un tipo de asociaciones, pero hacen una función parecida, ya que subvencionan ese entierro. También suelen darle una ayuda a la familia del fallecido y, en ocasiones, se tiene derecho a nicho.

Si tengo compañía de decesos, ¿también puedo elegir tanatorio?

Por supuesto que sí. La elección de tanatorio es libre. Los tanatorios atienden tanto a particulares como a personas aseguradas. En la póliza del seguro de decesos que contrate estará definida la localidad, comunidad o territorio donde será atendido y no debe existir ningún problema en la elección de una instalación funeraria dentro de la zona contratada. Distinto es si cubre o no el traslado a otro lugar. Para asegurarse lo mejor contactar previamente con la empresa aseguradora y anticiparse. 

¿Qué alternativas existen si una compañía no le permite tener un seguro de decesos por su avanzada edad?

Si. Se trata de un seguro de “prima única”. En vez de realizar el pago periódicamente, supone el desembolso en una sola vez de la totalidad de la cuantía asegurada de forma anticipada, en el momento de la contratación. No tendrás que realizar pagos sucesivos puesto que lo dejas satisfecho ya en su totalidad (salvo que decidas hacer algún cambio de cobertura que suponga una diferencia económica).

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta?

Envíanos tu consulta y te atenderemos

Envío de coronas, flores y ramos

Entrega en 3h en cualquier tanatorio de España