Seguros

Un seguro es un contrato entre dos partes por el que el tomador del seguro pacta con el asegurador la cobertura ante diversos eventos de riesgo que puedan producirse sobre la persona u objeto asegurado. Normalmente es un servicio que se establece mediante un intercambio monetario/servicio cuya cuantía se establece en función del nivel de cobertura y riesgo que se esté manejando (lo que se conoce como póliza).

De los muchos seguros que existen en el sector asegurador, hay dos que son de especial interés cuando lo que se tiene en cuenta es un fallecimiento. Estos son los seguros de vida y los seguros de decesos. 

El seguro de vida nace de la preocupación del tomador sobre qué será de su familia, sobre todo económicamente, cuando él o ella ya no estén. 

Por su parte, los seguros de decesos nacen de la preocupación del contratante del seguro sobre quién se hará cargo de él y de los gastos que pueda generar en el momento de su fallecimiento. Es decir, este tipo de seguro se limita sólo al momento de la muerte mientras que el seguro de vida puede cubrir tanto este momento como a la familia después. 

De hecho, es común que, en muchos seguros de vida, se incluya un apartado especial en el que trata de forma específica el momento del deceso. Ya que este suele ser uno de los aspectos por los que los tomadores de seguro se inquietan.

En los próximos apartados trataremos en profundidad cada uno de estos dos tipos de seguros para que pueda tener una idea más concreta sobre qué son, en qué se diferencian y cuál puede ser más interesante de contratar. Aun así, recuerde que las distintas empresas aseguradoras le pueden informar en detalle del el abanico de opciones de cobertura que cubren sus distintas pólizas. 


¿No encuentras la respuesta a tu pregunta?

Envíanos tu consulta y te atenderemos

Envío de coronas, flores y ramos

Entrega en 3h en cualquier tanatorio de España