Cremación

La incineración consiste en la combustión completa de la materia orgánica hasta su conversión en cenizas. Como ya adelantábamos en nuestra introducción, cuando se tratan de restos humanos, se utiliza un término más concreto, este es la cremación. Los crematorios son los lugares donde actualmente se realiza este proceso de combustión. 

Este sistema no es moderno, aunque se está generalizando en nuestro país desde que en 1963 la Iglesia Católica, la admitiera cómo método junto con la inhumación. 

Realmente existen restos arqueológicos de incineraciones desde el Neolítico y, se piensa que comenzaron a realizarse como un sistema más higiénico y menos peligroso para los vivos. Existen gran cantidad de restos durante la edad del bronce, momento en el que aparecen también las primeras urnas funerarias. 

La cremación era habitual en la época griega y romana y es, probable, que, por ese mismo motivo, los primeros cristianos quisieran diferenciarse a los paganos prohibiéndola durante muchos siglos. De hecho, durante la edad media no son pocos los casos en los que se desenterraban cadáveres para que fueran incinerados como castigo. 

Cuando la “resurrección de los muertos” deja de ser tan literal comienza en la iglesia un movimiento para admitir de nuevo el acto de cremar. En la fecha ya mencionada, se admite nuevamente, pero con condiciones. Por ejemplo, las cenizas no pueden dividirse en pequeñas partes y deben guardarse en lugares dignos para que las personas que así quieran puedan acudir y rezar por su alma. 

Las cremaciones tienen lugar en los llamados crematorios. Son lugares especiales que cuentan con uno o más hornos industriales especialmente diseñados para este fin, el utillaje necesario para el manejo de las cenizas y los sistemas necesarios de seguridad para evitar la contaminación ambiental que supone los humos que se producen por la combustión. 

La incineración de cadáveres se realiza de forma individual y con los mínimos elementos externos que contaminen los restos. Se suelen utilizar ataúdes de bajo coste ―a no ser que la familia decida lo contrario― para que sea incinerado dentro el cuerpo y nunca se incinera a un fallecido con sus joyas o con las flores que se han depositado en su funeral. 

Una vez se ha realizado la cremación, la familia recoge las cenizas para que procedan con ellas según sus deseos. En estos casos se puede depositar en el panteón familiar, nicho o columbario, o bien esparcir sus cenizas en una pirámide del recuerdo dentro de un cementerio, llevarlas al domicilio para su conservación en la casa familiar o realizar homenajes especiales en el mar. Hay incluso quienes desean que las cenizas del fallecido sean esparcidas en la estratosfera desde una nave espacial. 

Ante la decisión de realizar un entierro tradicional o una cremación se suele comparar además de las diferencias en el rito, las variaciones en su precio. El coste de una cremación frente al precio de realizar una inhumación es distinto, siendo normalmente más económico el precio de una cremación. Aunque no siempre es así. Depende de la localidad y de los servicios extra que se contraten. Por ejemplo, en ciudades como Barcelona, donde los cementerios apenas pueden crecer por sus límites geográficos y alquilar un nicho implica un alto desembolso, las cremaciones son el mejor sistema y la opción de mejor precio en comparación con un entierro. En otros lugares como por ejemplo Marbella apenas se diferencian en precio una cosa de la otra. 


¿Qué es la incineración o cremación?

La cremación o incineración es el proceso por el que, por medio de calor, un cuerpo es reducido a cenizas. Esta práctica se realiza en un horno crematorio habilitado específicamente para realizar esta función. Una vez finalizada, las cenizas se introducen en una urna y se entregan a la familia.

Desde 1963 está admitida por la Iglesia Católica, que hasta aquel momento era contraria.

¿Qué es un crematorio?

Es un conjunto de instalaciones destinadas a la incineración o cremación.

Muchas empresas funerarias son dueñas de crematorios.

La cremación cada día es un servicio más demandado por la población. Con el reemplazo de generación se ha experimentado un cambio. Las personas más mayores no lo eligen, pero los jóvenes optan más por la incineración de sus mayores.

¿Se utiliza el columbario cuando la familia decide no llevarse las cenizas y dejarlas en el cementerio?

Sí. Hay quien se las queda en casa, hay quien las quiere esparcir en la montaña o el mar. Y hay quien quiere tener un lugar donde ir a visitar. Se hace la compra de ese columbario, que suele ser para varias urnas.

¿Es cierto que una incineración es más económica que un entierro?

No siempre. La diferencia va a depender, en la mayoría de los casos, de si tienes unidad de enterramiento (nicho, sepultura...) en propiedad o de si, por el contrario, tienes que alquilarla o adquirirla. Los precios de las unidades de enterramiento varían mucho según las zonas geográficas, de manera que te puedes encontrar con casos en los que sea más económico incinerar y casos en los que no. La gran diferencia de precios se da sobretodo en las grandes poblaciones donde el alquiler o compra de un nicho tiene unos precios bastante elevados, con lo que la incineración será probablemente en este caso, la opción más económica.

¿Se puede incinerar y recoger las cenizas el mismo día?

Es posible pero no siempre. Va a depender del horno crematorio y del horario de incineración. No es lo habitual y se debe tratar como una circunstancia puntual. Lo normal es que las cenizas se entreguen al día siguiente, sobre todo si la incineración se hace en horario de tarde o de noche (no todos los crematorios realizan incineraciones por la noche). Coméntaselo a la empresa funeraria con la que vayas a realizar el servicio cuando llegue el momento, para que busque el horno crematorio que mejor pueda ajustarse a esta necesidad. Ten en cuenta también que deben transcurrir al menos 24h desde la hora de fallecimiento para que se pueda realizar la incineración.

¿Es obligatorio ir a la incineración?

No es necesario, pero sí es importante que la documentación del crematorio esté perfectamente cumplimentada antes de iniciar el proceso de incineración. La empresa funeraria con la que contrates el servicio fúnebre, te facilitará la documentación específica del crematorio que hayas elegido. Una vez estén firmados los impresos, se los hará llegar al personal del crematorio.

¿Entrega la funeraria las cenizas a domicilio?

Sí la familia así lo desea la funeraria puede enviar las cenizas de la persona fallecida a la dirección que se comunique tanto dentro de España como fuera de nuestro país. Es lo que se conoce como repatriación de las cenizas. Las cenizas se empaquetan y envían con los sistemas de seguridad necesarios para que el contenido, tan preciado no sufra ningún percance durante su traslado. Para más información contacte con su funeraria para conocer métodos concretos. 

¿Una incineración es más económica que un entierro?

No siempre. La diferencia va a depender, en la mayoría de los casos, de si tienes unidad de enterramiento (nicho, sepultura...) en propiedad o de si, por el contrario, tienes que alquilarla o adquirirla. Los precios de las unidades de enterramiento varían mucho según las zonas geográficas, de manera que te puedes encontrar con casos en los que sea más económico incinerar y casos en los que no. La gran diferencia de precios se da sobretodo en las grandes poblaciones donde el alquiler o compra de un nicho tiene unos precios bastante elevados, con lo que la incineración será probablemente en este caso, la opción más económica.

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta?

Envíanos tu consulta y te atenderemos

Envío de coronas, flores y ramos

Entrega en 3h en cualquier tanatorio de España