¿Sabéis si es necesario presentar a la funeraria el recibo del seguro cuando ocurra el fallecimiento?


No, pero muchas veces facilita y agiliza las gestiones. Cuando ocurre un fallecimiento y contactas con una empresa funeraria para que te atienda, una de las primeras cosas que te va a preguntar es si la persona fallecida disponía de alguna póliza de decesos. En caso de ser así, tener el recibo localizado ayuda mucho.

Llegado el momento de la defunción a veces ni siquiera nos acordamos del nombre de la compañía o, si nos acordamos, a veces hay erratas de transcripción: puede estar mal algún número del DNI, o estar alguna letra cambiada en los apellidos… esto hace que la búsqueda de la póliza por parte de la compañía sea complicada o incluso, en algunos casos, infructuosa.

Teniendo el recibo (físico o telemático), tenemos el número de póliza, que no suele fallar, además de los datos del asegurado tal y como están grabados en el programa de la compañía. Disponer de esta información es importante para poder comunicar a la compañía de decesos el fallecimiento y que ésta a su vez te confirme las coberturas que tenía contratadas el asegurado. En función de éstas, la empresa funeraria actuará, facilitándote todo aquello que por póliza corresponda además de aquello que quieras ampliar llegado el caso.

Que ocurran estos fallos no es lo habitual, pero pasa.

Preguntas y respuestas


¿Tienes alguna consulta?

Rellena este formulario y te responderemos inmediatamente