Introducción



Introducción

¿Cuáles son los pasos a seguir cuando fallece una persona y no tiene un seguro de decesos contratado?

En uno de los momentos más difíciles de nuestra vida es fundamental estar apoyados por expertos que se ocupen de todos los trámites y nos ofrezcan un servicio de calidad.

Cuando se produce el fallecimiento de un ser querido, la familia ha de ponerse en contacto con una empresa funeraria.

Al buscar una empresa de servicios funerarios adecuada a nuestras necesidades, intervienen diferentes factores que estarán definidos por criterios de proximidad, de confianza, de recomendación o de presupuesto.

Esperamos que la información ofrecida en esta web sirva para hacerse una idea general del proceso y saber cómo dar los primeros pasos.

Inmediatamente después de contactar con la empresa, se desplaza un agente familiar al lugar del fallecimiento o al lugar que la familia indique, ya que, a veces se prefiere el propio domicilio. Es posible que la persona haya fallecido en un hospital pero los familiares quieran que el asesor se acerque a casa porque están más cómodos.

Cuando el agente se desplaza y llega al destino, necesita el certificado médico de defunción, imprescindible para que una funeraria pueda tocar un cuerpo.

Si el médico ya lo ha expedido y se lo ha entregado a la familia, empieza el proceso con la empresa funeraria.

Una vez que se tiene hecho el certificado médico, se pasa al propio acto de contratar los servicios de esa funeraria. Se firma un contrato.

El agente familiar desplazado se sienta con la familia y les informa de todas las opciones a contratar. En algunos casos, los familiares tienen claro lo que quieren hacer y en otros casos hay que ofrecerles todas las posibilidades: si quieren velar el cuerpo o no, si quieren una incineración, un entierro o si necesitan un traslado o repatriación.

Este es el momento de asesorar a las personas (en otro apartado nos ocuparemos de quienes sí tenían contratado un seguro de decesos). La familia será quien decida cómo se hará todo. Existe documentación específica para los diferentes supuestos, pero sólo tendrán que rellenar los impresos oportunos para lo que han elegido.

El siguiente paso que efectuará el agente es llamar a un furgón de recogida que vendrá a por el cuerpo. Después se hace la conducción al tanatorio.

Una vez en el tanatorio, se continúa con las gestiones para el entierro, como por ejemplo pedir hora al cementerio.

Éste es un momento clave en el que la empresa funeraria intentará que todo salga perfecto y que la familia se sienta bien atendida, ya que, en estas instalaciones pasarán el período de velar el cuerpo y recibirán a mucha gente que vendrá a darles el pésame.

Después del velatorio se concluye con el entierro o la incineración.