Cenizas

Si la familia de una persona difunta decide realizar una cremación o incineración, al fin de este proceso, se le entregarán el resultado en polvo que surge de la combustión del cadáver y tendrá que decidir qué hacer con los restos mortales ahora convertidos en polvo que puede ser enterrarlas, esparcirlas, conservarlas en casa. Ante esta tesitura, surgen dudas que esperamos poder resolver en esta sección. 

Existen varias opciones sobre qué hacer con los restos cinerarios de una persona fallecida. La más tradicional es tomar las cenizas y depositarlas dentro de un columbario, que viene a ser un nicho especialmente diseñado para albergar una urna funeraria.  Para poder enterrarlas, la familia deberá facilitar al cementerio la llamada carta de acreditación de cenizas. Se trata de un documento que se entrega junto con los restos cinerarios del difunto donde se detalla el nombre completo de la persona, el lugar y hora de la cremación. En algunos cementerios piden además la partida literal de defunción. Si su deseo es conservar las cenizas de su ser querido en un columbario, nuestra recomendación es que pregunte en el cementerio donde le detallaran todos los trámites.

También puede optar por conservar las cenizas en el domicilio. En este caso ha de saber que la religión católica no lo recomienda, pero tampoco lo prohíbe. Lo que pide es que se conserve con respeto y sin partirla en distintos contenedores y que el lugar elegido sea específico para ellas. Por último, pide que ese lugar sea accesible por si alguien desea rezar por el alma de esta persona. 

Últimamente se habla mucho de la opción de esparcir las cenizas. Por un lado, indicar que la iglesia católica lo prohíbe porque impide a los fieles el rezo por el alma. Sin embargo, si el fallecido o la familia es laica esta opción es perfectamente posible. La ley mortuoria permite esparcir las cenizas en el lugar se sea porque no representa riesgo alguno sobre la salud pública, situación contraria a la inhumación donde la ley lo prohíbe por cuestiones higiénico-sanitarias.

Esparcir las cenizas puede ser en el lugar que se desee, en tierra o agua. Los cementerios han habilitado espacios específicos donde se puede acudir un día y realizar el acto de esparcir como son los llamados jardines del recuerdo que suelen tener un espacio donde situar una placa conmemorativa del muerto. Tirarlas al mar o a un bosque son también aptos. 

Existen familias que deciden dividir los restos (que después del proceso de cremación será polvo) y realizar un reparto entre los familiares utilizando relicarios. Una vez más la opción es válida sólo para personas no católicas, ya que para la Iglesia católica todos los restos forman una unidad indivisible y no una "parte ser". Si es así puede escoger entre la división en urnas más pequeñas o incluso en conservar una parte en colgantes o relicarios. 

Por último, existen muchas opciones innovadoras y curiosas. Desde convertirlas en diamantes hasta añadirlas a la base de una pintura que luego se utilizará para hacer, por ejemplo, un retrato; pasando por excentricidades como crear un juego de té con ellas o esparcirlas en la estratosfera. 

Si no desea conservarlas de ninguna de las maneras, también es posible. En el momento tras la incineración deberá indicar por escrito su renuncia. En este caso se producirá una desvinculación total de la familia sobre los restos y el crematorio actuará con ellas como si se tratara de residuos. Esta es una opción que no tiene vuelta a atrás, pero es igualmente válida si ese es el deseo del difunto o de su familia. 


Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

¿Es legal esparcir las cenizas donde uno quiera?

Sí. Perfectamente. El único problema que se genera con este esparcimiento es que se puede contaminar. Pero, en general, está permitido. No es ilegal. El motivo es que no suponen un riesgo para la salud pública como si ocurre con las inhumaciones que si deben realizarse en lugares que garanticen seguridad higiénico-sanitarias.

En los últimos años ha descendido la práctica de esparcir las cenizas. Ahora se lanza la urna entera directamente, porque son más ecológicas y se garantiza que todo el cuerpo incinerado llegará al mar. Si, su deseo es que su familiar o amigo descanse en el mar, la opción es utilizar aquellas urnas funerarias que están compuestas de sal. Si, lo que quiere es que descanse en un bosque, existen urnas funerarias compuestas de tierra de cuyo interior nace un árbol. 

Tirar las cenizas al mar

Se pueden esparcir cenizas al mar sin problema. No supone un peligro ecológico. 

El problema se crea si lanzamos al mar una urna de metal porque es contaminante. Para eso, recomendamos las urnas ecológicas que están hechas básicamente de sal y se deshacen.

Hay lugares muy populares para esparcir cenizas donde se están planteando poner una normativa porque son demasiadas las que se están depositando. Nuestra recomendación es que se informen sobre si la zona donde tiene pensado realizarlo se rige alguna norma que lo limite. 

Lanzar las cenizas a la estratosfera

Existe la posibilidad de lanzar en un globo sonda las cenizas de nuestro familiar a la estratosfera. Se colocará una cámara en el globo y así podremos tener la grabación de cómo explota al llegar a la estratosfera y las cenizas se esparcen. 


¿Qué es un jardín del recuerdo?

Es una zona habilitada del cementerio donde se pueden esparcir restos funerarios. No hay que confundir estos espacios con los ceniceros comunes. Suele tener un lugar habilitado para que se pueda incorporar una placa conmemorativa de la persona fallecida.

¿Qué es la custodia familiar de las cenizas?

Una vez que se ha realizado la incineración, se puede optar por varios supuestos:


  1. La renuncia de cenizas. Implica que la familia renuncia totalmente a ellas y van al cenicero común. Es importante resaltar que si se opta por renunciar, la familia no tendrá ningún lugar al que ir a visitar. No es como la fosa común que sí es un sitio donde la familia puede ir. Si se renuncia, hay una desvinculación total.

  2. La custodia familiar. Al adquirir la custodia, la familia puede optar por dejarlas en casa, depositarlas en un columbario, dejarlas en el jardín del recuerdo, inhumarlas en una sepultura o incluso fabricar con ellas una joya.

¿Qué papeles necesito para enterrar las cenizas?

Se necesita la carta de acreditación de cenizas. Se trata de un escrito que acompaña a las urnas funerarias. En él figura el nombre de la persona que ha sido incinerada, el lugar donde se ha incinerado y la fecha de la incineración. Este escrito lo elabora el horno crematorio y lo entrega a la familia junto con la urna. Hay cementerios en los que además te piden que acompañes una partida literal de la defunción, pero no es en todos los casos.

¿Dónde puedo guardar las cenizas?

Las cenizas se pueden guardar en el cementerio, en nichos específicos para depositar urnas cinerarias, los columbarios. Si decide guardarlas en casa, si es católico, la iglesia pide que se haga con respeto, sin separarla y de una manera que se facilite el rezo por el alma del difunto.

Si no es religioso, puede guardarlas en joyas para cenizas o convertirlas en diamantes. Los hay quienes encargan la creación de una escultura o incluso una pintura con ellas.

¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora