Qué es un cipo

Un cipo es un pequeño monumento que se coloca normalmente donde está enterrada una persona como homenaje.

¿Qué es un cipo?

Un cipo es un tipo de monumento o lápida que se coloca en una tumba o sitio de entierro para marcar el lugar donde está sepultada una persona. Estos cipos suelen ser de piedra, mármol u otro material duradero y a menudo tienen inscripciones que conmemoran al difunto, como su nombre, fechas importantes como fecha de nacimiento y fallecimiento y posiblemente alguna frase conmemorativa o religiosa.

Características de un cipo

Estas son las características más importantes de un cipo:

  • Material duradero: suelen estar hechos de materiales que resisten la intemperie y el paso del tiempo, como piedra, mármol, granito o bronce. Esto asegura que el monumento permanezca intacto durante muchos años.
  • Inscripciones: suelen tener inscripciones que identifican a la persona fallecida, como su nombre completo, fecha de nacimiento y fallecimiento. También pueden incluir otras inscripciones conmemorativas, citas religiosas o símbolos que reflejen la vida y las creencias del difunto o de su familia.
  • Diseño: pueden tener diferentes diseños, desde formas simples y tradicionales hasta diseños más elaborados y personalizados. Algunos cipos pueden incluir esculturas, relieves o adornos que añaden significado o belleza al monumento.
  • Tamaño: pueden variar en tamaño, desde pequeñas lápidas hasta monumentos más grandes y prominentes. El tamaño del cipo a menudo depende del espacio disponible en el cementerio, así como de las preferencias y el presupuesto de la familia.
  • Ubicación: suelen colocarse en la tumba o sitio de entierro para marcar el lugar donde está sepultada la persona fallecida. La ubicación exacta del cipo dentro del cementerio puede variar dependiendo de factores como las regulaciones del cementerio y las preferencias de la familia.

¿Dónde se puede ubicar un cipo?

Dependiendo de las costumbres de la familia del difunto, los cipos pueden ubicarse en diferentes lugares:

  • En la tumba: es la ubicación más común. El cipo se coloca sobre la tierra o se instala en la parte superior de la lápida para marcar claramente el lugar de descanso del difunto.
  • En un mausoleo: que es una estructura funeraria construida para albergar varios entierros. Puede colocarse en el interior del mausoleo, ya sea en la pared o en el suelo, para identificar la ubicación específica de la tumba.
  • En un columbario: si la persona fallecida fue cremada, sus cenizas pueden ser colocadas en un columbario, que es una estructura que alberga nichos individuales para urnas funerarias. En este caso, el cipo puede ubicarse en el nicho del columbario como un marcador conmemorativo.
  • En un jardín conmemorativo: algunos cementerios o lugares conmemorativos tienen jardines específicos designados para la colocación de cipos conmemorativos. Estos jardines pueden proporcionar un entorno tranquilo y sereno para recordar a los seres queridos y los cipos pueden ubicarse en espacios designados dentro de estos jardines.
  • En un lugar conmemorativo personalizado: que tenga un significado especial para el difunto o para la familia, como en un jardín privado, en una propiedad familiar o en un lugar al aire libre que era importante para la persona fallecida.

Si necesitas una funeraria en Salamanca, Ávila, Madrid, Barcelona o dónde sea llámanos.

Atención funeraria telefónica 24h
Otros términos funerarios