Tanatopráxia

La tanatopraxia es el conjunto de técnicas destinadas a preservar y retrasar la degradación y deterioro de un cadáver. Estas prácticas pueden ser más o menos complejas dependiendo del estado en el que se encuentre el difunto. El tiempo transcurrido desde la fecha de fallecimiento o la causa de la muerte, son dos factores que van a influir mucho en el tipo de trabajo que tenga que realizar el tanatopractor (así se designa al profesional especialista en el uso de estas técnicas). 

La tanatopraxia obedece básicamente a una cuestión higiénico-sanitaria, regulada por el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, en el que se establecen las técnicas que deben practicarse a un cadáver atendiendo a elementos como puedan ser la causa de la muerte, el lugar en el que va a ser velado, el tiempo que va a transcurrir desde el fallecimiento hasta la llegada a su destino final (inhumación o incineración), el medio de transporte que se va a utilizar para su traslado… Todos estos factores están recogidos en este reglamento y son los que van a determinar la técnica de conservación que deberá realizar el tanatopractor.

Además de la cuestión sanitaria, existe un fondo más humano. Las familias desean despedirse de su ser querido recordándole con una apariencia similar a la que tenía en vida. Las muertes por causas traumáticas o derivadas de ciertas enfermedades hacen que, en ocasiones el aspecto varíe. El especialista tratará en estos casos, en la medida de lo posible, de devolver a la persona fallecida esta apariencia, teniendo a veces que recurrir a complicadas técnicas de reconstrucción, conservación o embalsamamiento.

Estas prácticas deben realizarse en lugares apropiados para ello. Las salas de tanatopraxia, son los lugares autorizados para este fin. Estas salas se encuentran habitualmente dentro de una instalación funeraria, normalmente en el interior de los tanatorios. Deben además reunir una serie de requisitos muy concretos establecidos en el Reglamento de Sanidad de cada Comunidad Autónoma. Se regulan elementos tales como mobiliario, vestimenta del personal, utensilios, limpieza…

El tanatopractor deberá cumplimentar un acta en el que hará constar sus datos con el número de colegiado, los datos de la persona fallecida y la práctica que se ha realizado. La empresa funeraria será quien haga llegar esta documentación a la Consejería de Sanidad para su aprobación.


Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

¿Qué es la Tanatopraxia?

Es una técnica de conservación temporal de los cadáveres.

Tiene que ser un médico colegiado quien la realice (aunque cuente con ayudantes) y además tiene que ser especialista, con la titulación de tanatopractor. Firmará un acta explicando las prácticas realizadas y habrá que dársela a Sanidad. La funeraria se encarga de hacer llegar los papeles a Sanidad.

¿La tanatopraxia está incluida en los servicios funerarios?

Sí. La empresa funeraria es quien se encarga de proporcionar este servicio cuando las circunstancias del fallecimiento o del servicio fúnebre así lo requieren. 

Durante la contratación del servicio fúnebre, el agente funerario, conocedor siempre de la normativa vigente en su Comunidad Autónoma, informa a la familia de la necesidad o no de realizar algún tipo de práctica. En caso de ser necesaria, se conduce el cuerpo hasta una instalación que disponga de sala de tanatopraxia. 

Hasta que no hayan transcurrido al menos 24h desde la hora de fallecimiento, salvo excepciones muy concretas, no se podrá realizar ningún tipo de manipulación sobre el cadáver. Esto va a hacer que en muchas ocasiones el entierro o incineración se retrase un poco más de lo habitual.

Una vez practicada la técnica correspondiente, si la familia ha decidido realizar velatorio, será el momento de hacerlo.


¿En qué casos es necesario el uso de alguna práctica de tanatopraxia?

Aunque cada Comunidad Autónoma dispone de su propio reglamento, son bastante coincidentes en muchos de los supuestos. Sin olvidarnos de esta circunstancia, indicamos aquellos más comunes.

-Conservación temporal:

- Cuando el traslado del cadáver hasta su destino final vaya a realizarse después de las cuarenta y ocho horas desde el fallecimiento.

- Cuando el cadáver vaya a ser expuesto en lugares públicos.

- Cuando al cadáver se le haya practicado algún tipo de autopsia y sea trasladado a otra Comunidad Autónoma distinta a la del lugar de fallecimiento.

-Embalsamamiento: Se hace necesario cuando las técnicas de conservación temporal no garanticen, a juicio de la Consejería de Sanidad, la adecuada conservación del cadáver hasta el momento de la inhumación o incineración.

- Cuando se trate de un traslado al extranjero.

- Cuando el traslado vaya a realizarse por vía aérea o marítima.

- Cuando se trate de enterramientos en criptas.

-Restauración: No hay una norma que regule la circunstancia en la que debe realizarse. Normalmente es por petición de la familia y su función está más encaminada hacia fines estéticos.


¿Se encarga la misma persona de hacer la tanatopraxia?

La tanatopraxia la lleva a cabo el tanatopractor que es un especialista titulado que no sólo ejecuta el trabajo, sino que además firma un acta explicando el proceso que ha llevado a cabo y que traslada a la funeraria para que esta lo haga llegar a sanidad.  

¿Cuál suele ser el proceso de la tanatopráxia?

Tras la recepción del cuerpo se procede a la adecuada profilaxis del mismo. Se lava y se higieniza y se realiza un masaje al cuerpo. Tras este masaje se procede al embalsamamiento temporal del cuerpo y por último se realiza la labor de maquillado y vestido del cuerpo. 

¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora