Coches fúnebres

Al coche fúnebre o coche funerario también se le conoce con el nombre de carroza fúnebre es un vehículo especialmente diseñado para transportar un ataúd o féretro. 

Un coche fúnebre se parece mucho a una limusina, tiene un chasis alargado con ventanales a los lados para permitir la visión del féretro y su anchura es la adecuada para llevar el ataúd y los arreglos florales que lo acompañan. En la parte de delante hay espacio para el conductor y otras dos personas más. 

Volviendo a la parte trasera. El suelo de este tipo de vehículo está provisto de unos seguros que sirven tanto para estabilizar el cajón como para permitir su deslizamiento si se desactivan. 

Hasta el siglo XVII los coches fúnebres eran carrozas talladas de madera con motivos florales y columnas y que estaban diseñadas para mostrar el ataúd y albergar arreglos florales.  En general se pintaban de colores sobrios tales como el negro o el gris. Salvo si el difunto era una persona muy joven que se solía elegir carrozas de color blanco como símbolo de pureza. Estas características pasaron de los modelos tirados por caballos a los actuales vehículos de tracción mecánica.

Las carrozas motorizadas comenzaron a utilizarse primero en los Estados unidos durante los primeros años del siglo XX y luego pasaron a España. En aquel entonces estaban tallados emulando a los antiguos y fastuosos carruajes del siglo XXI. Sin embargo, tras la postguerra se abrió la vía a modelos de vehículos funerarios menos ostentosos, pero igual de elegantes. Fue cuando se implantó el modelo limusina que es ahora tan común. 

Hoy día están proliferando los vehículos de funeral híbridos y modelos eléctricos que son más respetuosos con el medio ambiente.

Si desean ver la historia y evolución del coche funerario, "Cementeris de Barcelona" ofrece una exposición permanente de carrozas fúnebres antiguas bastante entretenida y que se puede visitar durante casi todo el año. 

Existen un par de tipos especiales de coche para funeral. El llamado coche de acompañamiento, también llamado “de respeto” o “de la viuda” que se utiliza para llevar a los familiares hasta el cementerio. Además de formar parte del precio de la pompa fúnebre, es un modo de evitar que los familiares más cercanos al difunto tengan que coger su propio vehículo en un estado de ánimo tan delicado.

También existe la llamada “Berlina de acompañamiento” que se utiliza cuando han de realizarse traslados de difuntos que son más lejanos. 

El coche fúnebre lo pone la funeraria y por cuestiones de sanidad e higiene son los únicos permitidos para realizar este tipo de tareas. Dicho de otro modo, está prohibido por ley que un particular traslade un difunto en su propio vehículo. 


Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

¿El tanatorio incluye el coche fúnebre?

No. Lo habitual es que el coche fúnebre lo facilite la funeraria con la que se contrata el servicio funerario. Las propias empresas funerarias ofrecen en ocasiones distintos tipos de modelos de distintos presupuestos para que la familia decida si lo quiere de más o menos lujo.  

Algunas empresas incluso ofrecen la opción de utilizar carrozas fúnebres conducidas por caballos. 

¿Se puede llevar al difunto con un vehículo propio?

La respuesta es no. Los vehículos deben estar preparados para portar a un fallecido de un modo lo más higiénico posible y ser lo suficientemente resistentes como para soportar el peso del féretro con el difunto dentro. Además, las carrozas fúnebres están preparadas con un sistema que hace que el féretro no se mueva dentro del vehículo lo que aumenta la seguridad del traslado.  Por último, los vehículos deben tener una separación física, una pantalla, entre el féretro y el conductor. Por cumplimiento de la ley mortuoria la zona de la berlina funeraria destinada al fallecido ha de estar refrigerada.

¿Hay diferentes tipos de coches fúnebres?

Existen muchas marcas de vehículos que ofrecen su versión del coche funerario si entendemos por este, al vehículo que sirve para transportar al fallecido. Marcas como Mercedes o Rolls Royce son muy habituales. 

Existen también los llamados vehículos de acompañamiento que son el tipo de vehículo fúnebre que se pone a disposición de las familias para que acompañe a la berlina fúnebre con el cuerpo del difunto hasta el cementerio. 

Algunas empresas funerarias tienen furgonetas que se utilizan para realizar de forma más discreta el traslado del cuerpo de un lugar a otro. Por ejemplo, desde el anatómico forense hasta el tanatorio.  Al igual que ocurre con el coche fúnebre para llevar a los difuntos, estas furgonetas están preparadas para este tipo de traslados se puedan realizar con seguridad e higiene. 


¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora