Solicitar Presupuesto
 

Expresar el duelo

¿Cómo recordar a un ser querido cuando lo perdemos? ¿Cómo expresar el duelo y la pena que se siente por la pérdida de quien tanto hemos querido? ¿Cómo informar de un fallecimiento cuando pierdes a alguien para que familiares, amigos, en definitiva, todo el mundo que pueda estar interesado en la muerte de una persona conozca la noticia? Por otro lado, ante el dolor que se produce ¿Existen mecanismos, herramientas y entidades que ayuden a las personas a superar una pérdida?

Cuando una persona fallece, más allá del dolor por la pérdida, existen una serie de cuestiones prácticas que se tienen que abordar. 

Se hace necesario informar y comunicar a familias, amigos y allegados de este triste acontecimiento y, además, ofrecer información útil sobre dónde y durante cuánto tiempo se podrá velar al difunto o, sobre el lugar y hora del entierro o, incluso, si se va a celebrar una misa funeral en los días posteriores al entierro. Esta función comunicativa se realiza y se gestiona a través de las esquelas en los periódicos. Aunque desde la aparición de Internet, cada vez más personas utilizan la red de redes para este fin. Algunos utilizan plataformas digitales exclusivas que las propias funerarias o instalaciones de tanatorio habilitan y otras personan comunican la noticia o realizan la esquela online vía redes sociales. 

En ocasiones la familia encarga unos recordatorios funerarios o estampas de funeral que viene a ser un díptico de papel impreso en forma de pequeña postal que incluyen la fecha de defunción de la persona querida para que, quienes lo reciban, puedan tener de forma material un recuerdo del día que se realizó la ceremonia por el fallecimiento. Estas postales de recuerdo se suelen entregar el día que se reúne amigos y familiares para homenajear al fallecido en la misa funeral. 

Expresar el duelo, también tiene que ver con la trasmisión pública del dolor por la pérdida. En ese sentido, los arreglos florales funerarios son el modo más tradicional , y tal vez el más bonito, para expresar a las familias del difunto su cercanía en estos momentos tan difíciles y duros. De hecho, existen composiciones florales que, se centran exclusivamente en la expresión del duelo como pueden ser las coronas de flores o las palmas funerarias. Este tipo de arreglos acompañan al difunto hasta el lugar de cremación o sepultura, pero, mientras que si se opta por la inhumación la familia puede decidir que se entierre junto al fallecido alguno de esos arreglos, en el caso de la cremación, nunca se incineran las flores junto al difunto. el motivo es para no desvirtuar las cenizas que surgen fruto de la cremación del cuerpo.

El dolor por la pérdida también ha de tener en cuenta los canales de expresión pública cuando, pasado cierto tiempo se quiere rendir homenaje al amor que se ha sentido por esta persona. Para ello existe lo que se llama memoriales, que, al igual que las esquelas, se han traducido al mundo virtual creando sus homólogos memoriales virtuales online. Estos memoriales sirven para rendir tributo y homenaje a la persona fallecida e incluso se le puede poner una vela virtual. Aunque es muy habitual en el mundo anglosajón, poco a poco este tipo de ceremonias virtuales van cobrando más protagonismo en nuestro país.

También, nos adentraremos en el mundo de los colgantes para cenizas y las joyas funerarias. Conoceremos en detalle cómo se crean diamantes con las cenizas de una persona fallecida. Y es que a veces, la familia más cercana necesita que su ser querido les acompañe físicamente los más cerca del corazón. 

Muchas empresas de servicios funerarios así como algunas instalaciones tienen a disposición de las familias personas y voluntarios preparados. Debe hacerse así para atender correctamente a las muchas personas que pueden necesitar ayuda para la superación del duelo. En general estos profesionales suelen ser psicólogos preparados en este tipo de traumas de los seres humanos.

En ocasiones son parte de una fundación especializada en el duelo patológico en otras realmente la fundación la ha creado la propia funeraria o el tanatorio o cementerio. Destaca también la labor de los voluntarios que sobre todo ayudan y comparten su propia experiencia sobre cómo superar el duelo, cómo superaron la serie de etapas para aceptar la realidad de la pérdida y las herramientas con las que trabajó para poder sobreponerse al dolor ante la pérdida del ser querido. Esto puede hacer que otras personas superen la pérdida.

Cada persona vive su proceso de duelo de manera distinta, lo importante es encontrar un canal adecuado para poder hacerlo. Expresar las emociones, despedirnos de la persona que hemos perdido, normalizar esa pérdida y entender que el dolor forma parte del amor hacia la persona que hemos perdido son los primeros pasos para superar la pérdida de un ser querido. En este proceso el apoyo y la empatía de las personas cercanas a quien está sufriendo es muy importante. Darle calidez y comprensión. Ser un motor donde depositar el consuelo necesario que necesita esa persona.

Esquelas

En cierto modo las esquelas son avisos publicitarios que anuncian el fallecimiento de una persona a las potenciales personas interesadas cuando dirigirse a estas mismas personas una a una se vuelve un trabajo complicado. Antiguamente se utilizaban los tablones de anuncios que estaban situados o en el ayuntamiento o en las puertas de las iglesias que informaban sobre si alguien había muerto mediante este  tipo de anuncio.. Hoy día, en cambio, es habitual verlas en la prensa escrita o directamente en páginas especializadas en este tipo de escritos o en páginas del sector funerario como puede ser el de la funeraria que presta el servicio a la familia o el del tanatorio donde tendrá lugar el velatorio del difunto. 

Las personas que suelen publicar una esquela son aquellas personas que han tenido algún tipo de relación personal, de amistad o laboral. 

El objetivo es informativo. Sirven para comunicar con claridad quién es el fallecido, que relación tenía con quien publica la esquela, dar noticia de la fecha de fallecimiento junto a un pésame público y notificar información importante sobre el día y lugar donde tendrá lugar algún tipo de evento en su honor. Por ejemplo: dónde y hasta que hora se puede acercar un tercero al velatorio, cuándo y dónde se celebrará el entierro o iglesia y hora en la que se celebrará algún tipo de acto religioso como homenaje. 

A la hora de presentar una esquela existe una convención en la forma de publicarla, en general va sobre un enmarcado en color negro grueso o gris. Dentro de este marco se escribe el texto.  En el encabezado se incluirá el nombre del fallecido, con algún atributo de Don o Doña si procede. Si practicaba algún tipo de religión se suele incluir un símbolo o imagen que así lo demuestre. Por ejemplo: si la persona era católica una cruz o si era judío, una estrella de David. Como último elemento del encabezado se suele añadir algún tipo de Siglas que sugieren un descanso en paz. Por ejemplo: D.E.P (Descanse en paz) o R.I.P. (Requiescat in pace).

En algunas ocasiones en este tipo de textos se añade la relación que les une a la persona que ha solicitado su publicación con frase como "querida hija", "esposa y madre" o "compañera y amiga".

Los siguientes renglones se dedican a informar sobre la fecha y lugar de fallecimiento, informar sobre la persona que publica la esquela, algún rogatorio del tipo “descanse en paz” o “se ruega orar por su alma” y dar aviso sobre hora, dirección y fecha de los servicios fúnebres, entierro o misa.

En cuanto a saber cuánto cuesta una esquela, depende mucho del tipo de periódico donde se vaya a publicar los precios varían. Si el medio es local los precios mínimos para una de tamaño pequeño oscila entre los 60€ y los 200€. Si, desea publicar una anuncio funerario de este tipo en un periódico de tirada nacional, las de menor tamaño están en una media de 500€. Lo mejor es que se informe directamente llamando al medio de comunicación donde desea publicar la esquela. Además tenga en cuenta que se pueden publicarlas vía web y que en estos casos el precio puede ser menor.

Las empresas funerarias en muchos casos ofrecen a las familias la gestión de publicar una esquela en la prensa en su nombre. Es un servicio que suelen agradecer porque en momentos tan delicados como es un fallecimiento ni los ánimos ni las cabezas están para notas de prensa. 

En España es común el uso de esquela pero aparecen mucho más esquelas publicadas en la zona norte del país.

¿A quién debo dirigirme para poner una esquela?


Puedes hacerlo de dos maneras. Bien contactando directamente con el diario en el que quieres publicar la esquela o bien a través de la funeraria con la que estés realizando el servicio fúnebre.

Lo más cómodo cuando se trata de publicar una esquela de un servicio en curso, es hacerlo a través de la funeraria. Ésta se encarga de contactar con el diario y hacerles llegar la información de lo que deseas publicar. La funeraria te informará de los precios y tamaños de las esquelas para que puedas elegir y te asesorará con los textos.

Cuando se trata de publicar de un día para otro, es importante hacer la gestión cuanto antes ya que se corre el riesgo, si la solicitud se hace fuera de horario, cuando ya han cerrado la edición, de no llegar a tiempo y por tanto, de no poder publicar la esquela. Las ediciones nacionales suelen estar más limitadas con los horarios de recepción.

Por último también existe la opción de crear esquelas online. Funcionan exactamente igual, lo único que el destino de la publicación es una pantalla y no el papel.

¿Qué son las esquelas?


También se las conoce como avisos fúnebres. Se trata de escritos donde se informa del fallecimiento de una persona y se indica la fecha y lugar donde será el entierro o funeral. Tradicionalmente se publicaba en la prensa escrita o se publicaba en lugares públicos para que las personas lo vieran. Hoy en día es posible también publicar la esquela en Internet.

¿Qué texto poner en una esquela?

El esquema básico por párrafos sería el siguiente

  • Párrafo uno: el nombre completo de la persona difunta.
  • Párrafo dos: si la esquela la emite la empresa en la que trabajaba el difunto, el cargo que ocupaba en las misma. Si es una esquela familiar o amigo la relación o una frase que le defina en la relación
  • Párrafo tres:se indican datos sobre la edad del fallecido y lugar de fallecimiento. Por ejemplo: la fecha de nacimiento, la de fallecimiento y lugar
  • Párrafo cuatro: siglas Q.E.P.D (Que en paz descanse) o D.E.P (descanse en paz)
  • Párrafo quinto: quién comunica su fallecimiento. Si es familia citar primero al más cercano
  • Párrafo sexto: Fecha y hora del funeral y entierro.

Dejamos un ejemplo de esquela como referencia:

Don Fulanito Tal Pascual

Querido empleado de la empresa Nosécual

Falleció el 1 de junio de 2016 a la edad de 59 años. 

D.E.P

Comunican la triste noticia sus amigos de la empresa Nosécual

Será velado en el tanatorio de la localidad a partir de las 16:00 y al día siguiente será inhumado en el cementerio congio después de una misa funeral que tendrá lugar en la capilla del propio tanatorio. 

¿Con cuánto tiempo de antelación debo entregar una esquela para ser publicada?

Depende de si se va a publicar en un periódico local o nacional. Lo habitual es enviar la esquela el día anterior con tiempo suficiente como para que entre en el cierre del periódico del día. De este modo, saldría en el periódico del día siguiente. Nuestro consejo es que una vez se elija el periódico dónde publicar la esquela, se llame por teléfono para informarse de las condiciones. 

En el caso de las esquelas online es más inmediato y no tiene las ataduras del tiempo de cierre. Deberá hacer llegar la esquela con el tiempo suficiente para que las personas puedan quedar informadas del suceso como del lugar donde se celebrara el velatorio, funeral, entierro o misa de difunto. 

Esquelas y condolencias online

En el mundo de las nuevas tecnologías e Internet no sólo se comparte la vida sino que también se ha convertido en un espacio donde el mundo fúnebre tiene un lugar. 

No hablamos de la red de páginas web que se abren de empresas funerarias, tanatorios, velatorios y de compra de artículos funerarios. Nos queremos centrar en este punto en los espacios virtuales que se crean en Internet para que las familias puedan comunicar fallecimientos, expresar condolencias u honrar a un ser querido. 

Como ocurre con otros ámbitos tecnológicos, el origen de muchos de los servicios que se ofrecen y se crean en exclusiva para Internet provienen de Estados Unidos. El caso de los memoriales virtuales, esquelas y condolencias online no es una excepción. Si bien en el Norte de América son ya costumbres bastante naturales―sobre todo tras el atentado del 11 de septiembre de 2001 que supuso un estado de shock y duelo a nivel nacional― pero en España el desconocimiento hace que aún sean proyectos que están en vías de desarrollo. 
Quizá de toda la oferta la más implantada sea la de las esquelas online. Tal y como ocurre con las esquelas en papel, en este tipo de pésame online, se trata de realizar comunicaciones públicas mediante las que se avisa de un fallecimiento y se informa tanto de la fecha en qué ocurrió, como de los lugares y horas donde trascurrirá algún evento relacionado con el mismo. Por ejemplo, el velatorio o el funeral. La diferencia entre una esquela en papel o una virtual es el medio de comunicación. Son servicios que ofrecen muchas funerarias en sus páginas web y su coste si se compara con las de un periódico son significativamente menores. En algunos casos, incluso es un servicio que se ofrece de forma gratuita. Las esquelas virtuales ofrecen una experiencia de realidad aumentada que las de papel difícilmente pueden aportar. Por ejemplo, se puede enviar flores virtuales desde la propia esquela para que las reciba la familia junto con una frase de condolencias también virtual.
Se han creado páginas webs específicas en las que se crean espacios de homenaje donde las personas pueden escribir obituarios exclusivos sobre la persona fallecida, poner una vela virtual, y subir recuerdos en forma de fotos y vídeos para conmemorar la vida y muerte de una persona querida. Son lo que se llaman memoriales virtuales. Existen casos, como el ya mencionado del atentado de Nueva york en septiembre de 2001, en el que el espacio está dedicado en exclusiva a personas que han fallecido bajo las mismas circunstancias.  Hay ocasiones en el que estos memoriales virtuales se integran dentro de páginas de asociaciones de ayuda a las víctimas, como parte de la terapia para la superación del duelo cuando la muerte ha sido bajo circunstancias violentas. 

Ya es posible dar el pésame a través de Internet o crear esquelas online, además de realizar homenajes o encender velas virtuales.

Existen empresas funerarias que ofrecen la opción de consultar la lista de los últimos difuntos para poder enviar un mensaje de condolencia a la familia. Se puede incluso abrir un blog para rememorar a la persona fallecida y dar acceso a quienes los allegados decidan.

Las distancias en ocasiones impiden a amigos y familiares acudir al funeral y también se está ofreciendo la posibilidad de ver los funerales vía streaming.

Estos servicios no sólo son ofertados por las empresas funerarias, sino que por toda España están proliferando portales de Internet donde se pueden consultar todos los fallecidos en una localidad o zona (siempre que la familia haya dado el consentimiento de dar ese dato) y así se puede enviar el pésame a través de esas páginas web. Es una nueva manera de mostrar nuestro respeto si no hemos podido ir al tanatorio o al funeral.

Los portales que ofrecen confeccionar esquelas online suelen ser muy fáciles de utilizar. Los diseños son sencillos, la realización es intuitiva y se terminan en muy pocos pasos.

Así, además de poder seguir utilizando la esquela en su forma tradicional, también existe la posibilidad de hacer esas publicaciones en páginas especializadas de Internet. Cumplen la misma función, pero la tecnología facilita la interacción con las personas interesadas pudiendo compartir esos anuncios e informaciones en redes sociales, correo electrónico, etc.

Memorias virtuales

Desde los atentados de las Torres Gemelas han proliferado en Internet los sitios de conmemoración de seres queridos fallecidos. Son una especie de cementerios virtuales que pretenden hacer trascender a estas personas en el tiempo. En ellos se publican fotografías y documentos virtuales como libros de poemas, archivos de música y vídeo. Son depósitos de recuerdos que de alguna manera inmortalizan a los que ya no están con nosotros. 

La visita a este cementerio virtual se convierte en un ritual, un acto de conmemoración, al igual que cuando visitamos un cementerio tradicional, pero con la ventaja de poder hacerlo las 24 horas del día.

Arreglos florales funerarios


La muerte acontece de un modo imprevisto, y aunque estemos preparados, suele producir tristeza y dolor. Lo normal es que la familia que la sufre quiera sentir la cercanía de otros familiares, amigos del difunto, allegados e incluso de la empresa para la que trabajaba la persona fallecida. En muchos casos este grupo de personas cercanos acuden físicamente a la salas de velatorios para acompañar a la familia en el trace, otros, en cambio, no pueden acudir bien por distancia material o por otro tipo de indisposiciones. Tanto si se acude personalmente como si es imposible estar físicamente ayuda a reforzar la idea de “acompañar en el sentimiento” si además de un pésame vía telefónica se envía algún tipo de arreglo floral al tanatorio. 

No se trata, únicamente, de quedar bien o de seguir un protocolo de funerales. Las familias agradecen que sus amigos y personas queridas expresen el amor que tenían por la persona que ahora les falta y la importancia que tuvo para sus vidas la existencia esta persona. 

Se trata de un consuelo expresado en la elección de un tipo de arreglo de flores funerarias concreto, creado con flores que tienen una simbología profunda de amor y deseo y del comunicado escrito en forma de cinta con una frase de condolencias sincera y directa. 

En los arreglos florales funerarios todo tiene una simbología, proporcionan información extra. Por ejemplo, en este arte floral, las coronas funerarias poseen la forma circular de lo eterno, del alfa y omega, el eterno retorno o la transformación del espíritu. Un centro de flores fúnebres se construye bajo formas ascendentes, como lo puede ser la forma piramidal, que expresan el vuelo del alma hacia los cielos, su volatilidad, o su cambio de estado. Incluso un detalle como pueden ser los ramos de flores expresan íntimamente el amor que se siente por la persona fallecida y el apoyo a la familia. 

Las flores con las que se crean los arreglos florales funerarios, tienen desde las más antiguas tradiciones su propia traducción a los símbolos. Dicen los estudios arqueológicos que desde antiguo se han encontrado arreglos de flores en las tumbas. Existen camas de flores para difuntos desde el paleolítico probablemente para eliminar los olores que desprendían los cuerpos en descomposición. Cuando, el ser humano crea la cultura y extrapola la mera función a la sofisticación del rito, las flores de funerales evolucionan poco a poco hacia lo simbólico. Así, perfumadas hojas de salvia y menta pasaron a ramas de olivo y papiros que simbolizaban poder, valentía y respeto y servían de armas que acompañaban a los difuntos en su viaje al más allá en Egipto o los crisantemos que expresaban al sol y la trascendencia del alma a la más alta de las sabidurías en Japón o los blancos lirios que, en la religión católica, simbolizan los valores propios de la Virgen Maria de pureza del alma, la modestia y dulzura.

Las rosas, que hoy en día se han convertido en la flor universal de la pasión y el amor, también se utilizan simbólicamente en los arreglos florales que se entregan a las familias. En este caso las rosas pueden ser rosas blancas o rojas y, en algunos casos incluso azules.

Y junto a las flores, es normal que se decore el detalle floral con una cinta de pésame en el que se escribe una corta nota de condolencias. En ella lo simbólico se vuelve literal y lo universal se vuelve concreto. En ella, la persona que envía la corona, centro o ramo expresa en su nombre o en el de la institución que representa tanto la relación que le unía a la persona fallecida como unas palabras sinceras y de apoyo a la familia del difunto. 

Por tanto, los arreglos florales son importantes por la ayuda al duelo que supone para la familia como por ser un canal íntimo, sincero y simbólico para comunicar el recuerdo tan especial que tiene el difunto en nuestros corazones. 

Los arreglos florales funerarios se pueden encargar en floristerías dentro de los propios tanatorios o en floristerías externas a los mismos. Últimamente han surgido las floristerías especializadas online que permiten en encargo y envío a cualquier instalación funeraria sin la necesidad de trasladarse. 

El arte floral funerario sirve, en su momento para adornar el túmulo durante las horas de vela en el tanatorio, después pueden adornar el oratorio o iglesia. En el caso de las coronas pueden adornar el interior o exterior de los coches funerarios Durante el entierro también puede acompañar al sepelio antes de que se realice la inhumación. Después de todo el funeral la familia puede decidir enviar a domicilio las flores (sobre todo los ramos y centro) o, si no no desean quedarse con ningún arreglo, la empresa funeraria se deshace de ellos.

En ningún caso se reutilizan ni coronas, ni ramos ni flores. En el caso de una cremación en ningún caso se realiza la incineración incluyendo las flores y plantas en la cremación. 

La importancia de los arreglos florales

Existen diferentes tipos de arreglos florales para despedir a un ser querido.

Las coronas son las más conocidas, aunque contamos con una gran variedad de estilos.

La corona de flores está definida por el diámetro del aro, que va a determinar si será más grande o más pequeña. La costumbre suele ser que las personas más allegadas envíen una corona.

Aparte de coronas existen también centros. Y cada vez en España es más habitual huir de la corona y encargar un centro, un almohadón o una palma.

La palma es un arreglo grande que puede ser muy impresionante y que se sitúa encima del féretro y va acompañando al fallecido.

Un almohadón es un arreglo floral plano que se suele poner en los pies o en la cabeza del féretro.

También se envían ramos, pero no son tan habituales porque son muy complicados de colocar. Requieren un jarrón especial para que luzcan.

La columna es otro tipo de arreglo que va en altura.

Las flores acompañan hasta el crematorio o a pie de sepultura pero no se incineran junto al féretro. Es habitual que en las inhumaciones sí que se introduzca algún arreglo, o alguna flor, sobre todo por parte de los más allegados, pero sólo un detalle.

¿Se incineran las coronas de flores junto con el féretro?

No. Dentro del horno crematorio únicamente se introduce el féretro con el cuerpo. Las flores acompañan al difunto hasta el final, hasta la entrada del crematorio, pero llegado el momento se apartan. De esta manera se evita mezclar elementos externos innecesarios con las cenizas de nuestro ser querido. Puedes solicitar a la empresa funeraria que te las entreguen. Hay arreglos florales francamente bonitos y es un buen recuerdo que te puedes llevar a casa.

¿Qué se suele poner en las coronas de flores?

Existen tres componentes a incluir en las frases de condolencias que se incluyen en una corona de flores. Por un lado, se debe informar sobre la persona que envía la corona, centro o ramo; por otro indicar la relación que se tiene con la familia o difunto. Por último, expresar nuestro dolor y empatía por la pérdida que sufre la familia.

Frases habituales y que son adecuadas por protocolo: “con cariño de…”o “descansa en paz...”


Recordatorios funerarios

Los recordatorios funerarios son estampas impresas sobre cartulina, de forma rectangular y con un pliegue central que se entregan a los asistentes al funeral en memoria de una persona cuando ha fallecido. Se les conoce también como recordatorio de funeral o de difunto.

No importa si la familia del difunto ha decidido realizar una inhumación o una cremación, porque repartir estas estampas de funeral tiene que ver con la ceremonia que de desarrolle en su honor, ya sea una misa funeral, una ceremonia civil o cualquier otra conmemoración que se quiera realizar. 

Al ser un tipo de producto de impresión que se tiene que realizar en un corto espacio de tiempo, suele tener una forma y medidas estándar. La forma, la que acabamos de mencionar, rectangular con un pliegue en el centro. Se crea de este modo un díptico cuyas caras son todas imprimibles. 

Si el recordatorio funerario forma parte del catálogo de una funeraria. Es optativo y se tiene que solicitar como servicio añadido al resto de los que ofrecen las empresas funerarias que organizan el funeral.

A nivel de objeto físico, seguramente la cara que actúa como portada tenga algún tipo de decoración religiosa o no y el texto a incluir en la cara interior derecha del díptico sea lo que se personalice con los datos del difunto.

Algunas empresas ofrecen la opción de incluir como portada una imagen personalizada que la familia puede facilitar para crear una estampa para funerales más genuina en honor del difunto. 

Dependerá de la empresa funeraria que se ofrezca una opción, la otra o ambas. En todo caso, habrá que preguntar. 

Lo que se suele poner en un recordatorio de difuntos son los datos más relevantes del difunto como puede ser su nombre completo, su fecha de fallecimiento y su edad en el momento del deceso. Puede que se incluya alguna frase conmemorativa, ruego por el alma del fallecido en forma de oración o algún detalle de consuelo escrito por la familia.

Ofrecemos algunas de las frases recordatorias más habituales que se pueden incluir:

“No estén tristes, no merezco ni la más mínima de sus lágrimas. Si por mí han de hacer algo, les pido que continúen el legado de felicidad, honestidad y trabajo que inicié siendo hombre y que ahora emprendo desde la sagrada altura de lo divino”

“Queridos familiares y amigos, queremos darles las gracias por acompañarnos en este difícil momento. No es fácil para nosotros decirle adiós a alguien que significa tanto en nuestras vidas, pero con su ayuda infinita la pena se ha hecho menor. Gracias a todos y cada uno de ustedes por querer a nuestro hermano, por demostrar que siempre estuvieron con él, a pesar de todo. Le decimos adiós, pero solo de manera formal, porque bien sabemos que no se va. Porque mientras se recuerde a una persona, esta vive en el alma y corazones de sus seres queridos”

“Ahora que Dios te ha llamado para estar a tu lado, sólo nos queda recordar lo ejemplar de tus acciones, tu gran animosidad, tu carisma; para ti nada era más importante que sembrar en los otros una sonrisa. Por ello, desde este plano estaremos siempre recordándote y deseando que seas feliz al lado de nuestro Creador.”

Son sólo algunas de las frases para recordatorios funerarios que se pueden incluir y esperemos que os sirva como ideas si se desea elaborar un texto propio con bonitos mensajes de amor. 

Sobre quién se encarga del diseño y producción podemos hablar de varios posibles casos:

En ocasiones las empresas funerarias disponen de un catálogo de posibles estampas para recordatorios funerarios con un diseño ya creado y ofrecen a las familias la posibilidad de encargarse de toda la gestión con la imprenta en nombre de la familia. 

En otras ocasiones la propia familia puede acudir a una empresa de impresión y encargar alguna de las opciones de recuerdo funerario que ofertan en su catálogo. En ese caso la familia se encarga tanto del encargo como de la recogida. 

En otras ocasiones el diseño de la estampa la realiza la propia familia y la personaliza completamente a su gusto. Luego la lleva a una empresa de impresión y encarga el número de estampas para funerales que se necesite. Para este caso también es la familia la que se encarga de toda la gestión. 

¿Qué son los recordatorios funerarios?

Son estampas o tarjetas que además de los datos de la persona fallecida y fecha de fallecimiento se incluye algún tipo de frase y oración para rogar por el alma del fallecido. Se suelen entregar o bien el mismo día o bien unos días después a las personas que participaron de la misa funeral. 

¿Qué escribir en un recordatorio de defunción?


Básicamente en un recordatorios de funeral se incluye el nombre completo de quien ha fallecido, día de su fallecimiento, edad a la que murió y alguna frase religiosa o no que pueda ayudar a calmar la angustia y tristeza de la persona que recibe el recordatorio. Si la persona o la familia del difunto es religiosa se puede añadir símbolos religiosos o incluso oraciones para rezar. 

¿Quién se encarga de diseñar y producirlo?



Puede elegir que sea la empresa funeraria la que se encargue de toda la gestión del encargo de las estampas de recuerdo y la familia escoge entre diseños ya creados. Es una opción cómoda. 

Las empresas de impresión también ofrecen su propio catálogo y la familia puede gestionarlo ella misma con la imprenta y o bien elegir un diseño de catálogo o acudir con un diseño propio para que la empresa imprima tantos recordatorios funerarios como se necesiten.  

Joyas funerarias


A veces la familia siente la necesidad de llevarse un último recuerdo del fallecido antes del último adiós. Algo que sea más permanente que unas flores secas que han perdido la luz. Esto suele ser más habitual cuando se opta por la cremación del difunto. En esas ocasiones en lugar de una urna se puede optar por o bien crear una joya funeraria, como puede ser un diamante con las cenizas, o por repartir los restos en polvo del difunto en varios relicarios, mini-urnas, joyas para cenizas o colgantes para cenizas. Existen incluso joyas de difunto que incluyen la huella digital, es decir, contienen una copia de todo su histórico de redes sociales, fotografías en la nube de forma que en cualquier momento se puede recuperar.

Si su intención es que su ser querido forme parte de su vida a modo de joya, y ayude a superar la muerte de la persona, su pérdida. Son opciones cada vez más habituales. Veamos con detenimiento estas interesantes opciones.

Cenizas y diamantes

Hace ya algunos años que se viene ofertando la posibilidad de obtener un diamante a partir de un mechón de cabello o de las propias cenizas de nuestro ser querido. Gracias a la tecnología es posible acceder a estos recuerdos tan originales como personales y cercanos.

Para las personas que toman esta decisión supone llevar al ser querido de otra manera más allá de la espiritual y ofrece tranquilidad y felicidad en el proceso de duelo.  

El proceso de fabricación de un diamante con cenizas dura unas cinco semanas y requieren de, al menos, quinientos gramos de cenizas que primero se convierten en carbono y, después, en grafito. Una vez realizada la transformación química, el material se purifica y se expone a altísimas temperaturas ―unos 1300°C― y a altas presiones ―55GPa― que propiciarán que se realice el cultivo de la gema. 

Lo que se obtendrá es un diamante en bruto que además es único puesto que la composición química que las cenizas varía de una persona fallecida a otra. Como puede ver, hasta en una cremación somos únicos. 

Además, el color de la gema será más o menos azulado dependiendo de la cantidad de boro presente en el cuerpo del fallecido, ahora ya cenizas. En algunas empresas se ofrece que, antes de proceder a la fabricación del diamante con cenizas, se pueda si incluir una dosis extra de boro a la base para obtener un tono más o menos azulado. 

Una vez se obtiene la gema, está se pulirá y tallará según las preferencias de la familia siendo la forma tradicional de “diamante” ―nunca mejor dicho― la que se escoge habitualmente. 

Posteriormente, si la familia lo desea, puede engarzarla en algún tipo de joya. En función de donde se vaya a incrustar, ―en un anillo, una pulsera, un colgante, etc.―la persona deberá acudir a su joyería de confianza para que ultime el trabajo de confeccionar una joya funeraria a su gusto. 

Para crear un diamante con cenizas se necesitan al menos 500 gramos de cenizas que pueden ser tanto antiguas como recientes. De un cuerpo humano se pueden sacar hasta 3 kilos de cenizas por lo que, realmente se pueden crear un promedio de 5 diamantes por persona fallecida. 

En cuanto al tamaño, el diámetro máximo que puede tener un diamante generado con cenizas es de 6 milímetros porque en la actualidad tecnológicamente no se pueden crear diamantes más grandes. 

Finalmente indicar que el coste de un diamante hecho con cenizas, puede ir de los tres mil a los treinta mil euros dependiendo de los quilates y el corte elegido por la familia. En algunos casos puede subir unos seiscientos euros más si se quiere, por ejemplo, que se grabe en el propio diamante el nombre del fallecido.

Este tipo de joyas funerarias suelen ir acompañadas de un certificado de autenticidad con información sobre el ser querido fallecido de modo que se tiene un recuerdo completo de la persona tan querida. Para quienes adquieren este tipo de alhajas les supone un auténtico regalo para poder superar el duelo por la pérdida

Colgantes para cenizas funerarias

El objetivo de estas joyas funerarias viene de la necesidad de llevar, como quien dice, en el corazón al ser querido que ya no está con nosotros. Sus efectos son, ante todo terapéuticos y aportan paz y tranquilidad a la persona doliente en su proceso de aceptación de la pérdida. Se trata, pues, de una forma cercana y personal de tener a nuestros difuntos con nosotros por siempre.

Este tipo de relicarios que introducen las cenizas no son una novedad del siglo actual, sino que tiene una larga tradición en la cultura occidental cristiana desde, al menos el SXII donde las reliquias servían para portar los restos de personas fallecidas, sobre todos santos. Las de menor tamaño podían adoptar formas de colgante. 

Las joyas funerarias son, como entonces, pequeños receptáculos creados con materiales diversos como pueden ser: plata, acero, latón, que independientemente de su forma, cuentan con una pequeña oquedad donde volcar un poco de ceniza y que se sella de manera más o menos hermética según el modelo que se escoja.

Este tipo de ornamento está fabricado para su uso diario, es decir, para que no se deteriore con el tiempo si su uso es continuado; y tienen poco peso para que se pueda llevar con comodidad.  Esto junto a su tamaño, la convierte en un tipo de ornamento que se puede utilizar como una joya tradicional sin que se pierda su precioso contenido. 

En cuanto a los diseños existe una amplia oferta desde los tradicionales cruces, corazones y lágrimas existen otros modelos más actuales y discretos. En algunas tiendas se pueden encontrar, además del formato colgante, otro tipo de joyas como pueden ser las pulseras, los anillos para cenizas o los relojes. Incluso hay tiendas que ofertan diseños personalizados. 

Hay personas que adquieren por internet este tipo de recuerdos o que prefieren ser ellos mismos quienes rellenen la joya funeraria. En algunos casos tardan en llegar menos de 24 horas.  Para vuestra tranquilidad, os explicamos brevemente cual sería el procedimiento de llenado de un colgante para ceniza. 

Junto con el colgante, recibirá un pequeño embudo que ayudará perfectamente en este proceso que hay que realizar con cuidado, pero sin miedo. Necesitarás un palillo higiénico o aguja y trabajar sobre una superficie limpia y despejada. Siga los siguientes pasos.

1. Desenrosque el tapón de la joya funeraria.

2. Coloque un pequeño embudo sobre la joya.

3. Eche la ceniza con suavidad al interior del colgante a través del embudo.

4. Presionar el embudo con un palillo higiénico o una aguja. Cualquier cosa que permita. sacar el embudo sin tirar el contenido del colgante.

5. Volver a enroscar el tapón.

6. Si se desea se puede sellar con pegamento toda la rosca.

Elijas el tipo de joya funeraria que elijas, sea un diamante con cenizas, sea en un colgante para cenizas es importante que te sirva para que te sientas tranquilo por la decisión que has tomado para que tu ser querido además de ser ese permanente recuerdo diario en tu mente, forme parte de tu día a día también como un “amuleto” real de amor por siempre. 

Un último apunte si es usted cristiano católico ha de saber que la iglesia no aprueba que las cenizas se dividan entre los familiares y que el lugar donde debe conservarse es en el cementerio para que cualquier cristiano familia o no pueda, con un rezar una oración de gloria por el difunto. 

Diamantes y joyas funerarias


Desde hace unos años se viene ofertando la posibilidad de obtener un diamante a partir de un mechón de cabello o de las cenizas de nuestro ser querido. Gracias a la tecnología es posible acceder a estos recuerdos tan originales.

Otra forma de llevar siempre con nosotros un recuerdo del difunto son las joyas funerarias. Estos abalorios funerarios son pequeños receptáculos de plata, a veces con forma de cruz o de media luna, que se rellenan con las cenizas.

El proceso de fabricación del diamante dura unas cinco semanas y se requieren al menos quinientos gramos de cenizas que primero se convierten en carbono y después en grafito. Una vez realizada la transformación química, el material se purifica y se expone a altísimas temperaturas que propiciarán que se realice el cultivo de la gema.

El coste del diamante puede ir de los tres mil a los treinta mil euros dependiendo de los quilates y de la forma elegida por la familia.

Conservar el ADN del ser querido en joyas funerarias



Se trata de una novedosa manera de conservar un recuerdo del ser querido fallecido. El método realmente es el mismo que se utiliza para realizar los estudios de paternidad, lo que ocurre es que ahora se utiliza para esta curiosa aplicación.

Consiste en crear un abalorio funerario confeccionado con el ADN del ser querido que se obtiene a partir de mateiral genético que se recoge de las uñas y se le realice un tratamiento específico según la voluntad de la familia.

Existen dos posibles objetos: uno es realizar un cuadro con la secuencia de ADN del difunto y otro, el más demandado, en el que se recoge este material, se purifica y se introduce en un líquido azul o transparente que luego se utiliza para rellenar una joya hecha de vidrio soplado. 

También es posible conservarlo dentro de una cápsula de metal con triple sellado que se mantiene en perfecto estado durante 300 años. 

Dependiendo del producto que se elija los precios varían entre los 340€ y 800€.

Actualmente puede realizarse en Austria, en la empresa de pompas fúnebres Bestattung Wien.







¿Dudas con los trámites funerarios? Utiliza nuestro buscador y encuentra la respuesta al instante


¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Enviocoronas

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora