Tipos de sepulturas

Las sepulturas son aquellos lugares donde se entierra a una persona tras su muerte. Generalmente se ubican dentro de un cementerio y se señalan con una lápida.

Las sepulturas son comunes en casi todas las culturas, pero las distintas creencias sobre la muerte y el más allá provocan que cambien los ritos de enterramiento. 

¿Tiene una sepultura en propiedad y desea conocer un presupuesto detallado sobre lo que implica un entierro o inhumación. Acceda a nuestro formulario "solicitar presupuesto" y nos pondremos en contacto con usted de manera inmediata.

Este tipo de sepulturas que consta de un hueco donde depositar el cadáver y una parte exterior que señala y otorga información básica sobre el fallecido tiene sus primeras manifestaciones en la época romana por influencia del helenismo y los ritos egipcios con su concepto de individuo en el más allá. Antes de esa época las sepulturas solían ser colectivas y albergar a más de un cuerpo. 

Las tumbas, en sus primeros tiempos, por tanto, se creaba con la intención de que el individuo fallecido estuviera en la memoria de los vivos de manera eterna y se le rindiera culto. Para los romanos siempre que perviviera el nombre, la persona gozaba de individualidad. Una vez se olvidaba, pasaba a formar parte de la “Gente” pero en sentido peyorativo. Una suerte de masa errante que podía resultar demoniaca si no se les rendía correcto culto.  De ahí que, por si acaso, las primeras lápidas tuvieran la expresión “Dis Manibus” que venía a ser algo así como “es gente de casa, o familiar o lo consideramos un dios doméstico”. 

Las primeras lápidas eran realmente pequeños monumentos funerarios que se creaban con materiales perecederos. Cuando el riesgo del ataque de una masa errante de posibles demonios caló en la sociedad romana, apareció el concepto de lápida, que literalmente significa piedra. Desde luego se trataba de un material mucho más perdurable. Sobre ella se gravaba la información necesaria para reconvertir a los monstruos en aliados. A saber, el “Dis Manibus” o su abreviatura D.M, nombre y algún dato que le diera más individualidad por ejemplo su edad o su posición social. 

También explica porque ciertas tumbas romanas tienen más que bandas informativas, auténticos testamentos vitales escritos. A más datos, más individualismo. Garantía, por tanto, de mayor dignidad/divinidad y recuerdo eterno.

Curioso es el caso de las personas que  fallecían en el extranjero. La familia solía erigir una lápida sin sepultura con todos los datos personales necesarios para evitar que su ser querido anduviera errante. Es el origen de los cenotafios. 

Un cenotafio es un monumento funerario que no contiene el cadáver del personaje a quién se dedica. 

Los nichos son los huecos que se creaban para depositar el cuerpo del difunto. También se les conoce hoy día como tumba termino que son sinónimos ― lo que varía es el origen de la palabra el uno es de origen italiano y el otro griego― 

Nuestros nichos actuales también heredamos su concepto de la época romana.  Podían estar excavados en la tierra ― lo que conocemos como fosas― o construidos sobre la misma. En el segundo caso además podían o bien ser independientes, es decir, que se construían los cuatro lados o “adosadas” donde un muro servía de apoyo para el siguiente nicho. De ahí a los nichos, tal y cómo los conocemos hoy día apenas hay un salto de eje. Antiguamente los nichos eran horizontales. Hoy día son, como sabéis, verticales. 

Las sepulturas se situaban en necrópolis, los actuales cementerios, y lo económico influía y mucho en la calidad de la misma. Por ejemplo, el suelo de la sepultura se compraba, a mayor calidad del suelo más caro. A más cercanía de la muralla más barato. El tipo de nicho también influía, la calidad de la lápida lo mismo. Una lápida de madera pintada costaba muy poco, pero un buen mármol podía costar varios miles de sestercios.

De la especulación, la oferta y la demanda de suelo y el afán de demostrar la riqueza, nacen los mausoleos que son además se sepultura un monumento funerario de más o menos grandes dimensiones donde se mantienen y honran los restos de algún individuo. El mausoleo más conocido el de Halicarnaso, hoy desaparecido y que fue una de las siete maravillas del mundo antiguo. 

De los cenotafios y del concepto divino de la vida después de la muerte que hemos comentado más arriba. Aparece un tipo de templo que derivó en monumento funerario. Nos referimos a los Panteones que en origen era un templo dedicado a todos los dioses de una religión y que, las familias adineradas adoptaron para recoger a todos sus difuntos/dioses domésticos. 

Así que Mausoleo es en honor a un solo individuo y Panteón a los individuos que pertenecen a la misma familia. 

Como último tipo de sepultura hablaremos de los columbarios o nichos columbarios. También nos viene el concepto y la palabra de la antigua roma. Eran monumentos funerarios con cavidades en su pared donde colocar las cenizas del difunto dentro se sus urnas cinerarias. De hecho, la incineración o cremación era mucho más habitual en la época romana por precio, ya que el coste de la inhumación subía mucho, pero también por costumbre, ya que es el primer sistema que utilizaron para realizar sus funerales. Situaban al fallecido en una pira funeraria donde ardía hasta consumirse los huesos. Los recogían y depositaban sus cenizas en una urna. Posteriormente, se colocaba dentro de un columbario y se cerraba con una lápida. Para la Roma pagana este era un sistema válido ya que era el nombre lo que convertía a la persona en individuo para la eternidad y no el cuerpo. 

Cuando se implantó el cristianismo se prohibió esta práctica porque el cuerpo debía preservarse de algún modo a la espera de su resurrección. 

Como curiosidad si queréis ver un columbario de la época romana, no tenéis más que acercaros Mérida y ver los que se conservan de las familias Voconios y Julios que datan del S. I D.C. 


Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

Lápidas

La palabra lápida viene del latín y significa piedra. En la actualidad nos referimos a lápidas funerarias cuando utilizamos el término.

La lápida es una piedra plana situada en un nicho o tumba que suele llevar una inscripción donde se hace constar el nombre del difunto, la fecha de la muerte y el epitafio.

Las lápidas tienen diversas formas, desde rectangulares o poligonales hasta en forma de cruz o de otros símbolos. Se realizan en diferentes materiales: piedra, mármol, granito o madera.

La empresa funeraria suele ofrecer distintas posibilidades o incluso el contacto del marmolista. Podemos personalizar la lápida con esculturas o fotografías. E incluso añadir a la lápida un código QR.

Las nuevas tecnologías permiten la opción de encargar la lápida por internet.

Tipos de sepulturas

La sepultura es el lugar donde se entierra a una persona tras su muerte. Se suelen agrupar en cementerios y la ubicación de cada cuerpo está señalada por una lápida.

Existen varios tipos de sepulturas: panteón, nicho, mausoleo, tumbas familiares, etc.

  • Nicho: un nicho es una cavidad en el muro o pared, donde se colocan los restos del difunto. Allí se introduce el féretro o el recipiente de las cenizas.
  • Panteón: el Panteón es un tipo de monumento funerario que aloja los restos mortales de varias personas. Normalmente está ubicado en un cementerio y suelen ser de una familia o de un grupo de personas que así lo dispuso en vida.
  • Mausoleo: un mausoleo es un sepulcro o monumento funerario suntuoso que se construye con el fin de mantener y honrar los restos de algún individuo, grupo familiar o grupo de personas relacionadas entre sí. Una de las particularidades de este tipo de sepulcros es el gran espacio interior y el objetivo es proteger y mantener en buen estado los restos del difunto para su descanso eterno. El mausoleo puede ser construido como una edificación independiente de otras o bien puede ser integrado en una iglesia o construcción de mayores dimensiones.
  • Tumba: la tumba es una edificación o pequeña cámara destinada a depositar a los difuntos. Puede estar parcial o totalmente bajo tierra en un cementerio o dentro de una iglesia o en su cripta. Las tumbas individuales suelen estar selladas, mientras que las familiares o para grupos tienen puertas para acceder a ellas.
  • Columbario: los columbarios son los nichos destinados a contener las urnas cinerarias. La palabra columbarium significa palomar y de su similitud con los palomares proviene este término.

¿Qué pasos hay que seguir para comprar un columbario si ya se tienen las cenizas?

Escoger el lugar de compra es lo primero. La elección puede depender de la proximidad a tu domicilio, de los deseos del difunto, del precio... de muchos factores que debes valorar. La religión también puede influir en la decisión, tanto si profesas alguna como si no. En algunas localidades hay columbarios en cementerios municipales, sacramentales, parroquiales, civiles e incluso en el interior de algunas iglesias. No te olvides de preguntar por la temporalidad antes de adquirirlo. Si es de cinco, diez... setenta y cinco años... Una vez hayas elegido, simplemente se trata de ponerte en contacto con el cementerio o lugar elegido y hacer la solicitud de compra.

¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora