Declaración de herederos

Cuando una persona fallece y, se comprueba que no ha dejado testamento alguno ante notario, los familiares que se sepan beneficiarios de sus bienes han de firmar lo que se conoce como declaración de herederos.

Se conoce como declaración de herederos abintestato al proceso de solicitar una herencia porque parte de aquellos que se consideran beneficiarios de los bienes de una persona que fallece o bien cómo decíamos antes porque esa persona no dejó testamento o bien porque el que tenía fue declarado nulo. 

Lo primero que se debe tener en cuenta es el orden de sucesión hereditaria. Si la persona fallecida tenía descendencia, hijos o nietos. Estos serán los beneficiarios. Si no existen hijos tendrán derecho a sus bienes padres o abuelos. Si estos últimos tampoco han sobrevivido el cónyuge será el heredero.

Siguiendo este hilo si no tenía cónyuge, pasa a hermanos y sobrinos. En este último caso el trámite deberá pasar por los juzgados. 

Así pues, la declaración de herederos se puede tramitar o bien por notaria o bien por juzgado. 

Si es por notaria, no vale cualquiera ha de ser en una notaría que sea de la localidad en la que vivía el fallecido. Para la declaración tendrá que asistir al menos un interesado, esto es una persona que se sepa beneficiaria, y dos testigos. Será necesario presentar DNI de la persona fallecida, su certificado de defunción y el libro de familia. Se tendrá que pagar las tasas que correspondan por el acta y el trámite deberá estar resuelto en unos 20 días hábiles.

Si es por juzgado, ya hemos comentado que tendrá que tramitarse cuando al fallecido carece de ascendientes, descendientes o cónyuge y se tendrá que presentar certificado de empadronamiento del fallecido, el de defunción, el certificado de actos de última voluntad con el que se autentica que el fallecido carece de testamento escrito y las certificaciones del Registro Civiles. Para este caso, además serán necesario dos testigos que certifiquen quiénes fueron los familiares del fallecido. Hay que pagar tasas y tarda en resolverse unos ocho meses. 



Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

¿Qué es la declaración de herederos?

Si el fallecido no hubiera otorgado testamento o éste se considerará no válido, habría que hacer la declaración de herederos abintestato. La finalidad de esta acta es fijar las circunstancias personales de la persona fallecida y determinar según el caso, qué ley debe aplicarse y, por tanto, quiénes son sus herederos.

Se trata de un documento oficial y con validez legal que se puede tramitar o por medio de un notario o por vía judicial. El primer caso suele ser el más habitual; el segundo suele darse cuando la persona que fallece está falto de ascendientes, descendientes directos o cónyuge y son terceros los que reclaman la herencia. Para este último caso es necesario que un juez estime la conveniencia o legalidad de ese trasvase de bienes entre fallecido y solicitante de la herencia. 



¿Cuánto cuesta la declaración de herederos?

Hay que pagar unas tasas que oscilan entre los 200€ y los 300€ aunque esto es una aproximación ya que el importe final puede depender, por ejemplo, del número de herederos.

¿Han de estar todos los herederos para formalizar la declaración?

No es necesario. Se precisa la comparecencia de al menos un heredero y la presencia de dos testigos ajenos a la herencia.

¿Se puede hacer la declaración de herederos sin un notario presente?

Se puede hacer con un abogado, que puede actuar como un intermediario.  Será esta figura legal quien tenga que acudir a la notaría para formalizarlo todo.

Sea como sea, en última instancia, y siempre que el caso más habitual en el que la persona difunta ha dejado o descendientes, ascendentes o un cónyuge, será necesaria la ratificación con un notario.

Si no es el caso, como ya hemos mencionado habrá de tramitarse por la vía judicial y será un juez quien decida. 

¿Para qué sirve la declaración de herederos?

Certifica quienes son los herederos legales de los bienes de un difunto cuando no existe un documento que lo establezca claramente. Es decir, cuando la persona que fallece no ha dejado, por ejemplo, un testamento ante notario se necesitará un documento que de forma oficial declare quienes son sus herederos. De no ser así podría ocurrir el caso de que otra persona, ajena totalmente al fallecido o a su familia reclamara los bienes que por “derecho” debería corresponderle a su descendiente más directo.

También aclara dentro de estos descendientes quienes tienen la prioridad y evitar que personas no tan allegadas como pueden ser los hijos, padres o el propio cónyuge reclamen una herencia que no les corresponde.

Por tanto, la declaración de herederos certifica y protege los intereses de los descendientes, ascendientes o cónyuge y garantiza el correcto traspaso de los bienes materiales que deja una persona cuando fallece.

¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora