Burocracia en el fallecimiento

Cuando una persona fallece las familias no sólo tienen que enfrentarse al duelo personal (sentimental) por la pérdida de su ser querido, sino que, además tienen que abordar toda una batería de certificados, gestiones burocráticas y trámites funerarios específicos que sirven tanto para informar al Estado de la pérdida de uno de sus habitantes y que explican la causa de su baja como ciudadano del país, así como para poder realizar todo el proceso de recogida, traslado, velatorio y entierro. Para todo esto cuenta con la ayuda de las empresas funerarias

Si necesitas atención inmediata para que se realice la gestión y trámites por un fallecimiento, elija de nuestro formulario la opción inhumación para el caso de entierro o incinceración en el caso de una cremación, le facilitaremos un presupuesto personalizado al correo electrónico que nos facilite.

Si lo que necesitas es atención funeraria en Madrid hemos creado una página exclusiva a la que puede acceder desde este enlace para servicios funerarios en esta comunidad.

Puede que la persona, en vida redactara, un testamento vital con indicaciones claras sobre sus deseos y voluntades al morir, pero este testamento no es una documentación trascendental para iniciar los verdaderos trámites. Este trámite funerario no obligatorio es importante tenerlo preparado si la persona que lo firma quiere que se cumplan ciertas cosas o condiciones y no quiere que sea la familia quien tome las decisiones. Gracias a este testamento vital es el propio fallecido quien deja constancia de sus deseos. Por ejemplo, en caso de que la persona debido a una enfermedad que no le permite decidir por sí mismo quiere que, a su fallecimiento, sus cuerpos sean donados.

La primera documentación realmente importante es el certificado médico de defunción, que, aunque trataremos en profundidad llegado el momento, podemos adelantar que es un documento en el que una persona profesionalmente cualificada acredita tanto el fallecimiento como el momento en el que este acontece. Lo debe rellenar y firmar un médico en el mismo momento que se produce la muerte y entregárselo a la familia. Este certificado oficial lo va a necesitar la funeraria para que pueda solicitar la autorización de un juez y se pueda proceder a la inhumación o incineración. Es el papel en la que se informa que efectivamente la persona ha fallecido. Es, en definitiva, una documentación con la que se certifica que la persona está fallecida.

Por su parte, el juzgado expedirá el certificado literal de defunción, un documento también firmado, y que informa del fallecimiento de la persona pero que sirve para realizar otros trámites burocráticos relacionados con la muerte pero no con la pérdida en sí misma, pero diferentes a los que el certificado médico de defunción da acceso. El certificado literal de defunción sirve para iniciar los trámites de últimas voluntades, testamentos, herencias...

También dentro de la burocracia en el fallecimiento, existe toda una serie de procesos burocráticos que comienzan al producirse el fallecimiento como son la solicitud de la pensión de viudedad, de la pensión de orfandad y otro tipo de ayudas y pensiones a las que las familias, si cumplen con los requisitos pueden optar.

En cuanto a las herencias, aun no siendo algo que sea específicamente un trámite funerario también los abordamos por la mucha información que se nos solicita. En concreto, trataremos el tema de la declaración de herederos y para qué sirve y también hablaremos del impuesto de sucesiones que varía de una comunidad autónoma a otra aunque exista una ley marco.


Solicitar presupuesto

¿Tipo de servicio fúnebre?

 

¿Dudas con los trámites funerarios? Encuentra la respuesta al instante

¿No encuentras la respuesta a tu pregunta? Escríbenos y recibirás una respuesta personalizada

Enviocoronas

Envío de coronas, flores y ramos

Asegurate de que lleguen a tiempo, haz tu pedido ahora