Atención funeraria 24H: 900 535 021
que es una lapida

¿Qué es una lápida? Tipos, como limpiarlas o comprarlas

A menudo se suele escuchar el término lápida. Sin embargo, muy poca gente sabe que es una lápida correctamente. Por este motivo, se ha redactado este artículo, para que deje de tener dudas con respecto a este termino funerario.

¿Qué es una lápida?

Una lápida es una losa vertical con una inscripción en ella que sirve para conmemorar un hecho o recodar a alguien. Se trata de un elemento fúnebre muy común en los cementerios de todo el mundo.

Generalmente estas lápidas tiene forma rectangular, de cruz o alguna otra figura simbólica. En muchos de los casos estas lápidas tienen grabados o figuras que dejan clara la la creencia o ideología del difunto.

También es común que sobre estas piedras se esculpa una frase con fragmentos de textos religiosos o alguna cita alegórica. A este grabado se le conoce como epitafio.

Tipos de lápidas

Existen diferentes tipos que lápidas en la actualidad. Entre estos tipos se encuentran:

  • Placas: Pieza rectangular de piedra. Son las más habituales en los nichos. Pueden ser simples, con resalto o adoptar la forma de cúpula para adaptarse a las construcciones de nichos en cuyos huecos tienen esta forma.
  • Marcadores: Son gruesos bloques de piedra que cubren las tumbas o marcan con un bloque de tamaño menor la tumba.
  • Marcadores inclinados: Con ellos se identifica el lugar exacto donde está enterrado un difunto dentro de una parcela.
  • Monumentos y cruces: Todos los tipos de lápida que incluyen la escultura de cruces latinas, de calvario o celtas. También entran los obeliscos y las columnas.
  • Personalizadas: Cualquier tipo de lapida que se crea o personaliza para convertirla en única.

¿Cuanto vale una lápida? ¿Cuál es su precio?

Los precios de una lápida varían según el material utilizado y el nivel de personalización requerido. Se pueden encontrar desde 550€ aproximadamente (Estas son las más económicas con todo el trabajo de grabado mediante chorro de arena) hasta el importe que desemos.

Para saber el coste completo de elaborar y colocar la lápida es mejor que contacte con una funeraria o marmolista ya que ellos serán los que le puedan facilitar un precio más ajustado a sus necesidades.

De todos modos ha de saber que en función de la técnica empleada para realizar el diseño, el precio de una lápida puede oscilar entre 500 y 2.500 euros aproximadamente.

Aspectos que influyen en el precio

No todas las lápidas cuestan lo mismo y en ese precio influye fuertemente los diversos factores que te mostramos a continuación:

  • Material: Cuanta mayor sea la calidad del material utilizado más perdurará esta lápida en el tiempo. Las piedras naturales y el metal son los más resistentes, sin embargo, también estos materiales son los más caros.
  • Técnica empleada para la confección: Existen distintas técnicas utilizadas para personalizar tumbas, y no todas cuestan lo mismo ya que unas son más laboriosas que otras siendo la técnica “chorro de arena” es la opción más barata y la “grabación láser combinada con incrustaciones” la más cara.
  • Diseño: En función del diseño que tenga pensado para la lápida se deberá de utilizar una técnica u otra. Lógicamente, cuanto más sencillo sea el diseño más barata será la lápida.
  • Dimensiones: A mayor tamaño mayor será el precio de la lápida como es normal. Este tamaño vendrá dado en función de si la lápida va a descansar sobre una sepultura, un nicho, etc.
  • Mantenimiento: Por lo general la familia del fallecido suele ser quien mantenga la lápida en las condiciones adecuadas. Si no desea usted hacer la labor de limpieza y mantenimiento la podrá subcontratar esta labor encareciendo el precio.

Tabla de precios

Técnica utilizada Precio
Chorro de arena 500 € – 1.000 €
Grabación láser 700 € – 1.000 €
Grabación láser e incrustaciones 1.000 € – 1.500 €
Incrustación 700 € – 1.100 €
Relieve 600 € – 2.500 €

Cómo limpiar lápidas

Limpieza general

Lo principal a la hora de limpiar una lápida es escoger un buen  producto de limpieza no iónico. El paso del tiempo y los elementos del clima pueden hacer que una lápida pierda su apariencia inicial.

Recuerda que los productos químicos fuertes pueden dañar la piedra. Es mejor elegir un jabón suave no iónico ya que no contienen las sales potentes que pueden dañar las lápidas.

Limpiar lápidas de mármol

El mármol es la piedra natural más utilizada para crear lápidas. Son muchas familias las que acuden a los cementerios el día de todos los santos para limpiar sus lápidas de mármol.

El problema que tiene esta piedra es que, aunque bella, es muy porosa y altamente susceptible a manchas y daños.

El sistema más sencillo para limpiar lápidas de mármol es, utilizando un paño suave o esponja limpiar la superficie con agua caliente mezclada con algún tipo de limpiador neutro no abrasivo ― por ejemplo― amoniaco o acetona―. Para retirar el jabón utilizar otra esponja o paño suave empapado de agua fría. Utilizar una gamuza para secar la lápida y no dejar que sea el aire quien realice esa función.

Este sistema es eficaz si se realiza una limpieza periódica y no elimina del todo las posibles manchas que genera el tiempo y la intemperie. Si la lápida está muy manchada o deteriorada es mejor solicitar los servicios de profesionales para realizar el trabajo.

Dónde comprar lápidas para tumbas

Existen empresas que se dedican en exclusiva a crear este tipo de artículos funerarios. Por lo general, para comprar una lápida tendrá que acudir a un marmolista que son los encargados de elaborarlas.

Las propias funerarias suelen tener proveedores de confianza con lo que puede contactar con ellas para que le faciliten algún contacto o que realicen en su nombre el encargo. Actualmente también es posible encargar lápidas por Internet.

De todos modos desde eFuneraria le recomendamos que acuda a los marmolistas ya que son los expertos en realizar este tipo de servicios funerarios.

Historia de este tipo de figuras funerarias

Los materiales con el que están hechas las lápidas son variados. Las más antiguas solían fabricarse con madera, pero al ser un material tan blando las inscripciones y epitafios se borraban rápidamente, de modo que pronto se pasó a utilizar la piedra para este fin.

Se comenzaron utilizando piedra común y poco a poco se empezaron a utilizar materiales de piedra más nobles como el mármol o el granito. El uso extendido de la piedra para las lápidas se debió a que sus características son blandas y es la única manera de poder esculpir en ellas nombres, fechas y epitafios.

La técnica de grabado funerario también ha evolucionado con el tiempo.

Antiguamente artesanos picaban la superficie de la piedra para crear cada una de las letras de la inscripción grabada. Luego se empezó a utilizar un chorro de arena a presión con la que el artesano iba apuntando sobre los huecos en forma de letras de una plantilla puesta encima de la pieza de piedra. Hoy día se pueden realizar figuras más elaboradas gracias a la perforación mediante un láser programado.

Lo que se suele escribir en ellas es el nombre completo de la persona que descansa en el nicho, su fecha de nacimiento y fallecimiento y una frase de homenaje hacia el ser querido o dedicatoria llamada epitafio.

Estas frases pueden o bien haber sido escritas en vida por el propio fallecido, ser una frase sacada de algún libro sagrado o estar escrita por un familiar. Hay epitafios famosos y curiosos como el de Miguel Miura que dice así “Ya decía yo que ese médico no valía mucho”.

Calificación:
5/5

Comparte esta información

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email

Somos la primera funeraria 100% online que presta servicios de funeraria en Madrid, Barcelona, Valencia y muchas zonas más. Consúltanos.